Portada del sitio > Periodismo Cultural > La violencia de la otredad…

La violencia de la otredad…

Miércoles 12 de marzo de 2014, por Antonio del Rivero

Septiembre, 2013

La violencia de la otredad… “El otro no es sólo una ficción, sino que todos somos el otro" (Estrella de Diego, 2012, La invención de los otros)

Sobre el filme “Venus negra” (Venus noire) Francia-Bélgica. Abdellatif Kechiche. 2010 Venus Negra es un filme basado en la vida real de Saartjie Baartman, conocida como la “Venus Hotetonta”, una joven africana, perteneciente a la etnia Khoikhoi, nacida en 1789 en Cabo Khoisan, actual Sudáfrica. Saartjie tras salir de su pueblo natal era exhibida en un circo londinense como una salvaje domesticada -a la par que los “fenómenos humanos” tan populares en siglo XIX- satisfaciendo así, el morbo y la curiosidad de los europeos. A principios de 1800, las ideas de la Ilustración, el conocimiento científico, y la fascinación europea por las tierras “exóticas” narradas por los aventureros en sus viajes de exploración, degeneraron en una espectacularización del Otro. Venus Negra muestra cómo de la forma más agresiva el cuerpo de esta joven era utilizado como objeto de espectáculo por ser diferente (de piel negra, mujer y además anatómicamente fuera del canon establecido de belleza occidental). El Otro representa a cualquier integrante de una sociedad que no pertenezca al grupo que lo está estudiando. Es la manera de ver al sujeto en su ambiente, el Otro marcado por los límites de la objetividad, es aquel observado por el científico. Durante el siglo XIX, esta idea del Otro, terminará siendo denostado, no sólo culturalmente, sino también racista. Actualmente, el racismo sigue vigente entre culturas distintas o hacía sectores vulnerables que rompen con la “normatividad” establecida: los homosexuales, los indígenas, los de rasgos físicos no ordinarios, por mencionar algunos. La actriz cubana Yahima Torres, quien interpreta en el filme a Saartjie, declara: "acepté el papel en esta película, porque se denunciaba el racismo que aún existe en el mundo”. Aquí, se pone en cuestión el papel docto asumido por la “ciencia” que avala verdades “seudocientíficas”. ¿Quién establece que el otro es tan diferente que debe ser objeto de estudio científico? ¿Es que acaso la evolución del ser humano se dio hasta que éste se convirtió en el europeo de piel blanca? Científicamente, Saartjie es estudiada y comparada con un chimpancé por la forma y tamaño de su cerebro, y con un mandril por la protuberancia de sus glúteos; sin dar cuenta y asumir que la joven de origen africano es un ser humano como cualquier otro, con rasgos propios de su etnia y no menos evolucionada que los europeos. Es la visión del artista, la que en este discurso cinematográfico, dignifica el cuerpo de Saartjie. Mientras se observa a los científicos resaltando en sus dibujos los genitales de la “Venus Hotetonta” para estudiarlos, un hombre artista logra captar la esencia de Saartjie cuando en lugar de fisgar en sus genitales, se detiene en dibujar su rostro y la convierte por un instante en su musa. En el caso de Venus Negra es la mirada científica la más violenta, es la que arranca brutalmente la dignidad de Saartjie. Los científicos hicieron una versión escultórica del cuerpo de Saartjie y exhibieron sus órganos en frascos en el Museo del Hombre en París. Durante 160 años expusieron su cuerpo como “curiosidad científica”. Fue hasta 1994 que, el entonces presidente de Sudáfrica, Nelson Mandela pidió que los restos de la joven se enviaran a su lugar de origen, para devolverle así su dignidad. Saartjie finalmente fue sepultada el 9 de agosto de 2002, Día de la Mujer, en la región Cabo Este. Insertar vídeo:

Comentar este artículo